Bolívar y el reivindicado Sur de Valencia

SINSECRETOSCB   @CESARBURGUERA

César Burguera

La icónica plaza Bolívar. Con su lento caminar pareciese acercarse un inmortal Neruda para recordarnos con su sosegada voz “Yo conocí a Bolívar una mañana larga, en Madrid, en la boca del Quinto Regimiento, Padre, le dije, ¿eres o no eres o quién eres? Y mirando el Cuartel de la Montaña, dijo:»Despierto cada cien años cuando despierta el pueblo». Y es que a través de la inigualable prosa del excepcional poeta chileno, podemos encontrar esa indescriptible emoción al observar, cómo privilegiados testigos, la reinauguración de la emblemática e icónica Plaza Bolívar en la inmensa parroquia Miguel Peña, en el mismo corazón del Sur de Valencia, donde palpitan y retumban la voz de la mayoría de los habitantes de nuestra ciudad capital y donde por sus calles recorre, de manera dinámica, la convicción de una nueva realidad y la esperanza de un seguro porvenir, después de extensos años sometidos al oprobio, negligencia e incapacidad de desafortunadas gestiones municipales. Es percibir que en el espíritu de cada ciudadano, de cada habitante comprometido con el destino del Sur de Valencia, está impregnado de la irreversible convicción que se les ha devuelto el orgullo perdido que había sido deliberadamente conculcado por la desidia y abandono de un funesto pasado que nunca volverá a tener espacio en este Nuevo Carabobo. Al trascendental evento de la reinauguración de la icónica Plaza Bolívar acudía el gobernador de Carabobo, Rafael Lacava acompañado por su alcalde de Valencia, Julio Fuenmayor como insustituible extensión política y personal de una deslumbrante gestión de gobierno regional, ambos bajo la premisa, dictado e instrucciones del presidente Nicolás Maduro. Es volver con la consigna que acompaña este indiscutible proceso de la recuperación y redención de esta venerada patria “Una sola voz, un solo gobierno”, es la permanente e indisoluble comunión entre Nicolás, Rafael y Julio para la optimización de la calidad de vida del valenciano y que espontáneamente se replica en cada uno de los municipios de Carabobo que son regidos por aquellos alcaldes que están comprometidos con esta moderna filosofía de convertir a este Nuevo Carabobo en singular y extraordinaria referencia dentro del contexto nacional. Es imposible volver la vista atrás, está impecablemente diseñada la hoja de ruta, es el sendero de la definitiva consolidación de esta histórica entidad federal. El multitudinario evento de la reinauguración de la imponente Plaza Bolívar del Sur de Valencia, se exhibía colmado de emoción, pleno de ese sincero fervor popular ante la egregia figura del Padre de la Patria. Se llegaba a celebrar la dignificación de estos medulares espacios públicos bajo el intenso repique de los tambores, esos que resuenan para recordarnos de la perenne importancia de nuestro irrenunciable arraigo con este territorio, de ese indescriptible apego con nuestras propias raíces.

El Sur reivindicado. En el acto donde se formalizaba la recuperación de la Plaza Bolívar en el Sur de Valencia, se producía nuevamente el encuentro de Rafael Lacava con todo su pueblo, ese mismo que ha reivindicado desde el mismo momento de su arribo como primer mandatario regional en aquel ilusionante año 2017. Es el mismo pueblo que forma parte fundamental de su sendero gubernamental, porque Lacava nunca ha dejado de escuchar la voz sabia del común que le trasmite, de manera directa, sus necesidades y exigencias. En su intervención, Rafael Lacava parecía que se mezclaba con los vecinos y habitantes de la mítica parroquia de Miguel Peña y en un conmovedor recorrido les señalaba de cómo, con el decidido apoyo de la Alcaldía de Valencia, se logró la aguardada rehabilitación de la emblemática Plaza Bolívar, que conllevó esfuerzo, trabajo y vocación para exhibir la construcción de espacios públicos para el rutinario goce y disfrute de este importante sector de la ciudad, la colocación del monolito e igualmente, en una suerte de apasionante relato, describía la nueva figura ecuestre del Padre de la Patria, Simón Bolívar, que lleva la denominación de “Invicto en Carabobo”, donde el Libertador nos señala y dirige su mirada hacia el templo sagrado o campo inmortal, con ocasión de los 201 años de la Batalla de Carabobo y donde sus amplios espacios guardan celosamente la condición de haberle proporcionado definitivamente la independencia a Venezuela. Lacava, visiblemente emocionado, llegaba a expresar
“Ese Bolívar que está allí, es la cristalina señal de que nosotros siempre estaremos de pie, y nunca nos vamos a rendir, porque es el ejemplo y legado que nos sigue trasmitiendo nuestro Libertador Simón Bolívar” y en su estremecedora retórica recordaba los indiscutibles avances y cambios que se han producido en Carabobo “Estoy muy contento de cómo se observa el Sur de Valencia hoy, me siento orgulloso y ustedes siéntanse orgullosos de todo lo que se está haciendo, aquí nadie se puede rendir porque cada día vamos avanzando y seguiremos avanzando más» y enfatizaba «Seguimos en nuestra terca y obligatoria vocación para resolver, debemos cumplir con el impostergable compromiso de colocar a Carabobo como el estado más bello y bonito de todo el país». Y es que no puede ser de otra manera al observar la construcción, adecuación de estos imprescindibles espacios públicos destinados a la notable y enorme población del Sur de Valencia. Es contar con un escenario para espectáculos públicos, una feria gastronómica, baños públicos, la instalación de un moderno módulo policial como insustituible herramienta para preservar, proporcionar la paz y seguridad que requiere el ciudadano, un sistema de iluminación acorde a la magnitud de esta espectacular obra, la presencia de flamantes áreas deportivas. Por ello la plena satisfacción de Lacava que con un entrañable abrazo reconocía el empeño y compromiso del Alcalde de Valencia “Felicito a Julio, estoy muy contento, esto quedó verdaderamente hermoso, esto quiere decir que vamos por buen camino y todavía falta, les pido encarecidamente a los vecinos del Sur de la ciudad que cuiden todo esto, pronto nos volveremos a encontrar, verificare que se esté cuidando esta plaza”. Al culminar el imponente acto, Rafael Lacava, acompañado de Julio Fuenmayor volvía, a viva voz, a repetir esa proclama que se ha insertado en la conciencia y memoria del colectivo carabobeño como clara señal de que transitamos la fascinante senda de la afianzamiento de esta nueva patria. “Aquí nadie se rinde, Que viva Valencia, Que viva Carabobo y Que viva por siempre Venezuela carajo” Y esa es la verdad.

Post scriptum. Ante la importancia y trascendencia del tema que hemos abordado en la presente columna, hemos postergado una reveladora entrega, que el próximo lunes, llevará como ocurrente título “El Cándido Toto y su Decrépita Charola”.