¿Por qué algunos animales no se pueden tener como mascotas?

La mayoría de las especies animales no son aptas para vivir en cautividad, pero la adquisición de animales exóticos ha tenido un gran auge en las últimas décadas.

Desde los tradicionales perros, gatos, hámsters… hasta todo tipo de mamíferos, peces, aves, reptiles… forman los más de 200 millones de animales de compañía que se calcula que hay en Europa.

Los animales exóticos han sido (y son) tendencia. Y las redes sociales no ayudan demasiado: mostrar una vida insólita es el mayor grado social digital al que alguien puede inspirar. Y para los influencers, o quien aspira a serlo, todo vale por un click, salvo excepciones como La Vecina Rubia (“adoptar con responsabilidad es de guapas”): mejor mostrarse con un lobo o un zorro que con un cánido común, como un perro, o con un majestuoso serval que con un simple gato,

A parte de demostrar la misma inteligencia que una ameba, con perdón de las amebas, provocan que muchos de sus seguidores, de intelecto similar, decidan, impulsiva y desinformadamente, comprar un ejemplar igual.

Animal que, a su vez, en un plazo generalmente breve de tiempo, en la mayoría de las ocasiones acabará siendo abandonado llevando así, una vez más, al desbordamiento de los centros de rescate y refugios o a la ocupación de ecosistemas que no son los suyos por la irresponsabilidad de las personas.

Animales que es ilegal tener como mascotas

Actualmente, la mayoría de países trabajan con “listados negativos”, un listado de animales que no se pueden tener como animales de compañía. Por tanto, cualquier animal que no salga en esa lista, aún cuando sea salvaje o esté en peligro de extinción, su tenencia y comercio están en un vacío legal.

Afortunadamente países como Bélgica, Holanda o Luxemburgo ya funcionan con “listados positivos”, que especifica una serie de especies que sí están permitidas, quedando prohibidas todas las demás.

Parece lógico ¿no será más sencillo para todos hacer una lista más corta de elementos que una interminable que además debe actualizarse constantemente? Es precisamente lo que la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA), la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA) y AAP Primadomus promueven a través de la “Coalición para el Listado Positivo”.

De todas maneras, con más o menos prohibiciones, al irresponsable que quiera hacerse con una especie exótica no le hace falta poner mucho empeño. El tráfico de especies es el tercer negocio ilícito más rentable, encontrándose tras el de drogas y armas. Así que la mejor base es la de tener una sociedad educada en la tenencia responsable que entienda la gran problemática de los animales de compañía exóticos:

  • Es maltrato animal: las complejas necesidades físicas y comportamentales de estos animales son difícilmente asumibles. Además, en muchos casos estás contribuyendo a su cruel captura en sus hábitats y un despiadado comercio ilegal.
  • Impacto medioambiental: su captura va muchas veces relacionado con la destrucción de sus hábitats naturales originales. En los países de destino, pueden causar un impacto negativo en su biodiversidad cuando muchos son “soltadas” al medio natural por su propietarios, siempre cuando y sean capaces de adaptarse y no mueran al enfermar o por algún accidente.
  • Seguridad y salud para personas y otros animales: los animales exóticos pueden suponer un grave impacto en la transmisión de enfermedades a personas y otros animales, además de un problema de seguridad por su naturaleza depredadora, venenosa o agresiva.

Mapache dando la mano a una persona

Animales de compañía legales

Como se ha comentado con anterioridad, podría decirse que cualquier especie que no se encuentre prohibida, está permitida… Así que hablar de mascotas “legales” sería interminable y poco instructivo, ya que lo que se pretende con este artículo es la tenencia responsable del lector.

Así que ¿por qué no hablamos mejor de qué animales de compañía deberíamos tener? Según el Listado Positivo hecho por las administraciones belgas, son aquellas que cumplan los siguiente criterios:

  1. De fácil mantenimiento, a las que se pueda atender sus necesidades fisiológicas, etológicas y ecológicas.
  2. Ninguna capaz de sobrevivir en la naturaleza suponiendo un daño ecológico.
  3. Animales no agresivos o peligrosos por naturaleza o que expongan la salud de las personas a ningún peligro.
  4. Con información bibliográfica disponible en su manejo y cría.
  5. Cualquier especie en las que haya dudas o contradicciones, no será incluida como permitida.

Por último, recuerda: no tengas animales salvajes como mascotas ni des un “Like” a las publicaciones donde se muestran como animales de compañía o se utilicen como reclamo publicitario.

Quizás te pueda interesar: (VIDEO) Rafael Lacava: Presidente como esta?