Entre abogados te veas

SINSECRETOSCB @CESARBURGUERA

César Burguera

Baltasar y sus demandas. Surge, de manera espontánea, el interesante relato que nos describe un verdadero pugilato, una enconada lucha. Y así encontrarnos con un colorido cuadrilátero donde se dilucidará el vencedor de una jurídica reyerta. Los contendientes exhiben sus llamativas trusas y hábilmente logran esconder sus demoledoras manoplas. Corría raudamente el mes de mayo de este 2022 y se presentaba acompañado de un blindado plantel de calificados abogados, nuestro siempre distinguido “Tropical Baltasar”, nuestro apreciado profesor Rubén Pérez Silva para presentar, ante el interminable espacio de aquel tribunal, dos voluminosas demandas que exigen el cabal cumplimiento de las deudas adquiridas por José Rodríguez, el mismo “Tabernero” que súbitamente se convirtió, por oscuras e ilícitas actividades, en acaudalado empresario hotelero. El negro Pérez Silva guardó ingenuamente la esperanza, durante largos años, que se cristalizará la cancelación de las obligaciones contraídas, pero al parecer el “Posadero”, ante los continuos y recientes reclamos, furtivamente se escondía, con sus perseguidos y prófugos socios, en las lujosas habitaciones del hotel para desencadenar verdaderos bacanales. Tal vez estas impúdicas actividades rebozaron la paciencia de nuestro equilibrado “Tropical Baltasar”, del catedrático Pérez Silva y procedió a ejercer las acciones para que se ordene la inmediata cancelación de lo adeudado. Según informaciones surgidas de la misma corte, del mismísimo tribunal el monto conminado por el negro Pérez Silva al “Cantinero” asciende a la modesta suma de 3.594.690 $ en verde y liquida divisa. “Baltasar” anuncia estridentemente, escoltado de sus avezados juristas, que están decididos a todo por tratar de proporcionarle alguna lección de dignidad al acosado e inmoral “Tabernero”. En el centro del peculiar y teñido cuadrilátero surge la sólida voz de Rubén Blades para volver a entonar la salsera melodía “Cuidado en el barrio, cuidado en la acera, cuidado en la calle, cuidado donde quiera, que te andan buscando. Por tu mala maña de irte sin pagar, por tu mala maña de irte sin pagar”.

Moni k Shop

Las elecciones gremiales y el CNE. En este mismo espacio, en el ya lejano mes de marzo, hacíamos válidas observaciones a la irregular conducta que había asumido la comisión electoral que debería regir los comicios que proporcionarían una nueva directiva al Colegio de Abogados del estado Carabobo. En aquella ocasión llegábamos a advertir “La imprudente actividad ejercida por la comisión electoral cercena, de manera deliberada, el derecho de aquellos profesionales que egresaron de las promociones del 2018, 2019, 2020 y 2021 no solo de la Facultad de Ciencias Jurídicas  y Políticas de nuestra UC, sino de las facultades de Derecho de la Universidad José Antonio Páez y la Universidad Arturo Michelena, que tendrían la incuestionable posibilidad de votar y participar activamente en la conformación del nuevo rumbo de esta importante institución gremial. Por otra parte surge otra inquietante información y es que al parecer no cuentan con la debida autorización por parte de CNE, por cierto absolutamente ignorado en todas y cada una de las actuaciones de esta comisión electoral. De ser cierto se estaría violando de manera flagrante las normas para regular los procesos electorales de gremios y colegios profesionales publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 547, de fecha 7 de diciembre del 2010. Es tiempo de cordura y sensatez. No hay espacio para la estéril improvisación. Hora de corregir”. Sin embargo estas sanas sugerencias fueron ignoradas por los arrogantes miembros de la comisión electoral y su presidenta llegaba a anunciar que los comicios se iban a llevar a cabo sin la autorización del CNE, ya que ellos estaban revestidos de una supuesta condición de independencia y autonomía. Hasta el candidato del folclórico G4 o “de los cuatro gatos”, acompañado del vapuleado “Dopado Caminante”, a manera de insolente desafío declaraban en costosos programas radiales, en quiméricos debates, promovidos y cobrados por una astuta periodista “No permitiremos que el CNE se involucre en las elecciones gremiales, los partidos políticos de oposición asumiremos la conducción de este proceso electoral”. Pero el tiempo y el TSJ dieron al traste con las obtusas intenciones de la comisión electoral y del G4 o “de los cuatro gatos”, ya que ordenó la plena adhesión al CNE y a las normas para la regulación de los procesos electorales en los colegios profesionales. La presidenta, visiblemente afectada por la categórica decisión o tal vez distraída en la representación legal del indecente “Tabernero”, impertinentemente ordena el retiro de la propaganda de los diferentes candidatos que fueron arrastrados por los irresponsables anuncios de una desautorizada comisión electoral que les prometía una ineludible elección. Surge la válida interrogante ¿Quien sufragará los gastos o recursos que fueron invertidos por los ingenuos aspirantes? Retorna nuestra observación para asegurar que cumplidos rigurosamente los pasos y lapsos establecidos por el CNE, las aguardadas elecciones de nuestro arraigado colegio de abogados se llevarán a cabo a mediados del próximo año, en el meridiano del 2023 y siempre recordando la consigna “En Carabobo, solo Lacava salva”

Orangel Gil Electric Supplier Srl

Nuestro eterno agradecimiento. No quisiéramos culminar esta peculiar entrega sin manifestar nuestro perenne agradecimiento a las autoridades académicas de la Universidad Arturo Michelena por el reconocimiento a nuestra indeclinable actividad como articulista de opinión y que por siempre ocupará un lugar privilegiado en nuestro patrimonio espiritual para trasmitirlo a nuestros descendientes, en condición de inagotable herencia. Esta especial distinción adquiere mayor valor porque cumple con la piadosa misión de iluminar, así sea fugazmente, la existencia de un carabobeño desprovisto de rango y de credenciales. Por ello aún retumban las palabras plasmadas en una emotiva comunicación por parte del Lic. Luis Alonso Hernández, Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales e insustituible docente, que ha asumido el ejercicio del periodismo como una suerte de encendido credo para transferirlo a las futuras generaciones. “Estimado Cesar, nos complace informarle que el jurado del Premio de Periodismo Universidad Arturo Michelena, en su edición 2022, decidió conferirle un reconocimiento especial por los atinados artículos de opinión que usted escribe sobre el acontecer político regional y nacional. Aprovechamos la oportunidad para felicitarlo por ese merecido reconocimiento, deseándole el mayor de los éxitos en el camino por recorrer”. De allí nuestra satisfacción y regocijo por este inmerecido gesto de la academia. Y esa es la verdad.